Qué ver en Girona.

Qué ver en Girona nos presenta una ciudad con mucho carácter, con unos barrios bien diferenciados, y que pese a ser una ciudad pequeña, goza de historia, cultura, gastronomía y comercio para todos los gustos, lo que la hace una ciudad magnífica para pasar un fin de semana.

“Las leyes de la frontera, de Javier Cercas. Cañas, Tere y Zarco son tres delincuentes adolescentes en la Girona de finales de los 70. Mientras que Cañas se convierte con el tiempo en un abogado de prestigio, Zarco se consolida como delincuente. ¿Y Tere? Tere sigue siendo el nexo de unión de esta impecable historia que habla más que nada de libertad y de la fragilidad de la verdad.”

Sí. Girona también se ha convertido en varios ocasiones en escenario de historias literarias como la de Javier Cercas “Las leyes de la frontera” e incluso para las novelas policiacas de Chris Lloyd “The Elisenda Domènech series”, de momento solo en lengua inglesa.

También en escenario de películas como “Juego de Tronos” o “El perfume” rodajes de anuncios y sesiónes de fotos de moda.

Girona se encuentra rodeada por cuatro ríos: el Ter, el Galligants, el Güell y el Onyar que es el que la divide en dos.

A un lado la ciudad moderna y más comercial, y al otro su casco antiguo lleno de magia y bonitos rincones por descubrir.

Girona goza de una patrimonio histórico y riqueza arquitectónica variada debido a su supervivencia en las diferentes batallas, imperios y épocas.

Un poco de historia.

“La ciudad histórica de Girona, una de las más interesantes de Cataluña, permite recorrer más de dos mil años de historia a partir de dos recintos fortificados: la Força Vella y el ensanche medieval. El primero corresponde a la fundación romana, y el segundo, a la ampliación de las murallas durante los siglos XIV y XV. Los numerosos monumentos que han llegado a nuestros días conservan riquezas artísticas notables. El atractivo de Girona se completa con la sugerente judería, las bellísimas calles y plazas porticadas, los exultantes espacios barrocos y las construcciones novecentistas de Rafael Masó” (Fuente: Oficina de Turismo de Girona).

¿Qué ver en Girona? Los imprescindibles.

Nosotros hemos visitado Girona en numerosas ocasiones, unas veces en ruta como cuando hicimos las Vías Verdes de Girona, otras para asistir a eventos ciclistas y otras tantas, por puro placer.
A continuación os recomendamos algunos de los lugares que consideramos imprescindibles de esta ciudad:

La Catedral de Girona.

En el siglo I a.C., los romanos levantaron una poderosa fortaleza que trazaba un perímetro casi triangular; una especie de acrópolis, la Força Vella, muy bien protegida por muros construidos a base de grandes sillares de piedra. Fue el primer recinto de la ciudad, inalterado hasta el año 1000 y perceptible aún hoy en algunos paramentos de las murallas. (Fuente: Oficina de Turismo de Girona).

Un punto de partida de la visita a Girona es desde la Catedral. Imponente se alza en el casco antiguo y nos introducirá en su historia hasta llegar al ensanche, a través de sus callejones cargados de historia.

Construida entre los siglos XI y XVIII en tres estilos: románico (el claustro y la torre de Carlomagno), barroco (fachada y escalinata) y su gran nave, el gótico, constituye el espacio abovedado más ancho del mundo con sus 23 metros.

Bajando sus escaleras, podemos visitar St. Félix, otra de las emblemáticas iglesias de Girona y lugar de referencia.

También en el mismo punto encontramos los Baños Árabes, Sant Pere de Galligants y el paseo arqueológico donde podemos seguir el trazado de la antigua muralla que nos deja en la plaza Catalunya, rodeada de cafeterías y restaurantes; inicio de la rambla de la Llibertat, ensanche y el río Onyar con St. Félix y la Catedral al fondo.

Que ver en Girona
La Catedral de Girona.

Museo de Historia de los Judíos.

Descender de la Catedral por la calle de La Força, no llevará al barrio judío en el que encontramos el museo de historia de los judios, uno de los imprescindibles que ver en Girona.

Se encuentra ubicado en el centro Bonastruc ça Porta en plena judería.

El Casal Ferrer forma parte del patrimonio arquitectónico de Girona, y en él se situaron la sinagoga y las dependencias adyacentes en el siglo XV, que a través de un recorrido bien informado, vamos a ir descubriendo el paso e importancia de los judíos en esta ciudad.

Plaza de la Independencia.

Situada en el antiguo solar del convento de los Agustinos, resulta un punto de encuentro y ocio en la ciudad. Le debe su nombre a la Guerra de la Independencia de España contra Napoleón Bonaparte de la que podemos encontrar una estatua en su centro.

Rodeada de restaurantes en sus pórticos, forma un cuadrado de estilo neoclásico con salida al casco antiguo a través de uno de sus puentes, al ensanche comercial a través de la calle Nou y al parque de la Devesa, del cual hablaremos más adelante.

Museo del cine.

Situado en el ensanche, encontramos el Museo del Cine-Colección Tomàs Mallol. Un museo dedicado al cine, ameno, divertido y apto para todas las edades.

Después de una pequeña introducción al nacimiento de la imagen en movimiento a través de un proyector, se puede disfrutar de un recorrido paso a paso e interactivo, con paneles informativos e incluso audio guía.

Uno de nuestro preferidos que ver en Girona. 

Parc de la Devesa.

El parc de la Devesa es el parque urbano más grande de Catalunya.

Se encuentra en el lado oeste del casco antiguo. Enmarcado por tres de los ríos de Girona, el Guell, el Onyar y el Ter tiene una extensión de 43Ha.

Aunque sus inicios fueron unas tierras privadas destinadas al comercio, por su carácter inundable fueron donadas a la ciudad. No fue hasta el siglo XX que se empezó a utilizar con fines sociales.

En él se instala el mercado semanal. Durante la fiesta mayor de Girona las famosas Fires de St. Narcís se realizan conciertos y como no podía ser de otra manera, los ciudadanos aprovechan sus espacios para realizar deporte al aire libre, o simplemente, dar un paseo.

Los puentes sobre el río Onyar.

A lo largo del río Onyar encontramos numerosos puentes de los que solo se consideran principales, 16.

Todos ellos conectan la ciudad antigua con la ciudad nueva, los hay antiguos y más modernos, y también los que son puntos de referencia de la ciudad.

El pont de Pedra es uno de los más conocidos y punto de encuentro situado al inicio de la rambla de la Llibertat, creando una clara conexión entre el casco antiguo y el ensanche comercial moderno.

El pont d’en Gómez también conocido como el pont de la Princesa, forma parte de los puentes de referencia para cruzar de un lado al otro de la ciudad.

Y quizá el más fotogénico es el pont Eiffel, construido por la compañía de Gustave Eiffel, pont de ferro) o pont de les Peixeteries Velles.

Por su ubicación se pueden fotografiar las casas del río Onyar y además, gracias a su estructura, crear bonitas fotografías encuadrando la Catedral y Sant Fèlix.

Que ver en Girona.
Uno de los muchos puentes que hay en Girona.

Espacios culturales.

Además de los ya nombrados, Girona dispone de diferentes espacios con exposiciones itinerantes, salas de conciertos, arte e incluso una sala de cine en versión original recientemente reformada, con muy buenas cartelera.

Caixa Forum: Exposiciones, talleres y conferencias.

Fundació Rafel Masó: La casa del arquitecto por excelencia de Girona, en la que realiza una visita guiada muy interesante y presentan algunas de sus obras más emblemáticas en la ciudad.

Cinema Truffaut: Cine con dos salas en las que se ofrecen conferencias y una pequeña cartelera de cine en versión original.

Casa de cultura: en este espacio podemos encontrar talleres relacionados con el arte y la lectura, exposiciones, un auditorio para pequeños conciertos y un espacio en el que se ofrecen conferencias.

Donde comer y dormir.

La oferta hotelera y la restauración en Girona es muy amplia. Podéis encontrar desde hoteles de lujo y selectos, a los más funcionales. Apartamentos turísticos, hostales e incluso un albergue juvenil.

En la parte vieja y por tratarse mayoritariamente de calles peatonales, encontraremos una gran cantidad de bares y restaurantes. También es donde hay más apartamentos turísticos y donde se encuentra ubicado el albergue juvenil.

En cuanto a la oferta gastronómica, nos gustaría resaltar un restaurante del que somos asiduos: Le BistrotRestaurante situado en un lugar emblemático de Girona, las escaleras de subida a St. Domènc, frente a la casa al antiguo convento de St. Martí i la casa palacio de los Agullana.

Como bien indica su nombre parece que cuando cruces la puerta, estés entrando a un elegante y antiguo café parisino; decoración bien cuidada, una comida deliciosa y buena atención por parte de sus empleados.

También encontramos en el mismo casco viejo, numerosos negocios bikefriendly.

En cuanto a restauración tenemos La Fábrica, Espresso Mafia Coffe, Eat Sleep Cycle y La Comuna que además es residencia.

Nos gustaría recomendar también nuestra tienda de referencia en cuanto a ropa y accesorios ciclistas en este barrio. Se trata de Velodrom.

Una boutique con primeras marcas con todo lo relacionado con el ciclismo, agencia de viajes y que además ofrece un trato excepcional.

Velodrom. Punto de referencia ciclista en Girona.

Cada barrio dispone de sus negocios de comercio de proximidad hechos a partir de la demanda, pero donde se concentra el eje comercial es el barrio del ensanche.

Entre el carrer Nou y Emili Grahit encontremos todas las cadenas de tiendas de moda.

En esta zona también están situados hoteles funcionales y con una fantástica ubicación para visitar la ciudad.

Nosotros nos hemos alojado en varias ocasiones en el Hotel Peninsular y lo recomendamos tanto por sus servicios como por su ubicación. Dispone además de un fantástico restaurante.