La Vía Verde de Ojos Negros puede presumir de ser la más larga de nuestro territorio y tiene ahora mismo 167,5 kilómetros, aunque esperamos que muy pronto se pueda recorrer en toda su longitud, desde las minas de Ojos Negros en la provincia de Teruel, hasta el puerto de Sagunto, ya en la comunidad valenciana, con un total de 204 kilómetros.
De hecho los postes kilométricos ya están colocados atendiendo a estas consideraciones de distancia.

La Vía Verde de Ojos Negros

El recorrido

Veremos que aunque el punto de partida actual es la localidad de Santa Eulalia, en realidad es el kilómetro 24 del total de la ruta, ya que el primer tramo desde las minas hasta esta población, aún conserva los raíles que antaño se tendieron para la conexión con la vía de Renfe, por lo que la vía está impracticable a pesar de que ya se han iniciado los trabajos de acondicionamiento.
Esta vía verde discurre paralelo a la vía del ferrocarril Valencia-Zaragoza por lo que podemos encontrar varias estaciones de Renfe muy cercanas a esta vía, y esto nos facilita el acceso a dicha vía verde, aunque conviene informarse bien de las condiciones de acceso de las bicicletas en el tren.

La Vía Verde de Ojos Negros

 

Historia del ferrocarril de Ojos Negros.

La historia del ferrocarril de Ojos Negros es bien curiosa. Fue una línea férrea que estuvo en activo entre 1907 y 1972, siendo el ferrocarril de vía estrecha de mayor longitud de todo el Estado.
Su punto de partida se inicia a partir de que a comienzos del siglo pasado, la compañía minera de Sierra Menera que explotaba las minas de Ojos Negros, se decidió a dar salida al mar a este material en el puerto de Sagunto. Tras muchas conversaciones con el Central de Aragón (compañía que explotaba la vía ferroviaria entre Calatayud, Teruel y Sagunto) finalmente no se llegó a ningún acuerdo debido al alto coste del transporte, y la compañía minera decidió realizar su propia línea de vía estrecha desde las minas hasta el puerto anteriormente mencionado.

La Vía Verde de Ojos Negros


En 1932 se paralizó la actividad económica así que esta línea dejó de funcionar y durante la guerra civil española, las infraestructuras sufrieron varios daños en viaductos, túneles y también en varias zonas donde se construyeron trincheras.
En 1941 se acometieron obras para reconstruir todas las zonas dañadas y se puso en funcionamiento nuevamente hasta principios de los años 70 en donde no salía ya tan a cuenta mantener esta línea de vía estrecha, así que la compañía minera suscribió un contrato con Renfe para que se hiciese cargo del mineral y dejó en desuso la vía.
A partir de 1990 empezaron las obras para recuperar el trazado y acondicionarlo ya que había sufrido un gran deterioro en los años que estuvo abandonada. Y hasta hoy.

Datos útiles

El recorrido, como suele ser el caso de casi todas las vías verdes por las que hemos transitado, se puede realizar en cualquier tipo de bicicleta excepto con bicicletas de carretera, ya que el firme en algunos tramos no es demasiado homogéneo e incluso hay zonas bastante embarradas y con algunos desprendimientos.

También conviene llevar unas luces delanteras potentes para los túneles por los que pasamos, que a pesar de en su mayoría tener iluminación automática, en algunos casos podría llegar a fallar e incluso hay algunos que ni tan siquiera la tienen.

Las mejores estaciones para realizar esta vía verde son la primavera o el otoño.

En invierno, por la zona de Teruel suele hacer bastante frío y la subida al puerto de Escandón se puede complicar con mal tiempo o niebla, y en verano la falta de sombras y de puntos de abastecimiento de agua también pueden ser un problema.

Recordar llevar barritas, frutos secos o geles y algo de agua extra, ya que no se encuentran muchos pueblos durante la vía verde, sobre todo en el tramo de la provincia de Teruel.

La Vía Verde de Ojos Negros
Si queréis llegar a la estación de Santa Eulalia vía Renfe, mirar con bastante premura los billetes ya que solo hay tres plazas en los trenes de media distancia para llevar nuestras bicicletas sin plegar y que nos costará tres euros extra sobre el billete, en caso de que no fuera así, podéis ceñiros a las instrucciones de Renfe para llevarlas plegadas:

En trenes Media Distancia podrás llevar tu bicicleta embalada o plegada sin necesidad de adquirir el extra. Para llevarla sin desmontar tendrás que solicitarlo a continuación. En trenes AVE, Larga Distancia y AVANT solo se podrán trasportar bicicletas embaladas y plegadas. Si la suma de las dimensiones no superan los 180cm, no será necesario adquirir el extra. Si se superan las dimensiones, para AVE, Alvia, Euromed e Intercity tendrás que solicitarlo a continuación (máximo: 120x90x40 cm).

La ruta

Salimos de la estación de tren de Santa Eulalia para ir a buscar a unos dos kilómetros la antigua estación de tren de dicha localidad y empezar justo ahí la vía verde que a día de hoy es el punto de inicio oficial.

Verdaderamente, la vía está bien señalizada y aunque el firme está en bastante buen estado.

Por el contrario, hay bastante falta de mantenimiento tanto en las vallas de madera que nos vamos encontrando como sobre todo en las antiguas estaciones que están todas derruidas.

En particular y merece mención, algún desvío por debajo de túneles que están mllenos de barro y agua, aunque hemos de decir que los 167 kilómetros de vía son en su totalidad ciclables cien por cien.

Desde Santa Eulalia a la ciudad de Teruel hay apenas 40 kilómetros por lo que en unas tres horas de bici se llega a esta bonita localidad, eso si… te has de desviar unos tres kilómetros de la vía verde y coger un camino muy pedregoso y poco indicado, aunque no tiene perdida. Ojalá señalicen y arreglen bien este camino muy pronto por que la verdad es que vale mucho la pena detenerse a pasar una noche en Teruel y ver esta bonita ciudad.

El segundo día de ruta nos ha de llevar hasta la localidad de Jérica, ya en la comunidad valenciana, con un recorrido de 100 kilómetros, lo que hace que madruguemos para empezar el recorrido lo antes posible.

Tras desandar el camino andado el día anterior, volvemos a situarnos encima de la vía verde y ya nos dirigimos en ligera subida hasta el Puerto de Escandón que con sus 1.223 metros sobre el nivel del mar es el punto más alto del recorrido.

El camino, igual que ayer presenta un buen estado, aunque no así sus vallas protectoras que producto del viento, de las lluvias o del contraste de temperatura van sucumbiendo a las inclemencias del tiempo.


Tras llegar a lo alto del puerto y realizar una parada obligada para visitar la estación, emprendemos una ligera bajada que ya casi no nos abandonará hasta llegar a Sagunto.

Se percibe un nuevo cambio en la vegetación con la aparición de bosques de pino sobre tierra rojiza y el relieve se va complicando por lo que vamos encontrando bastantes túneles y acueductos para ir salvando toda esta orografía.

Pasamos por algunas pequeñas localidades como Sarrión y Albentosa, y ya en la comunidad valenciana, encontraremos a nuestro paso Barracas, Caudiel y finalmente Jérica, en donde pasaremos noche.

Y ya desde Jérica hasta Sagunto, la última etapa. La vía discurre por pequeñas localidades como Navajas, Altura, Soneja, Algar de Palancia, etc… en clara bajada y por pistas muy bien arregladas.

De hecho son muy recientes ya que la comunidad valenciana está realizando bastantes gestiones en esta vía. Aquí al cruzar varios pueblos no tendremos ningún problema de abastecimiento de agua y si nos apetece tomar un café, pues tampoco tendremos demasiados problemas.


Luego la vía se enrevesa un poco hasta llegar a Albalat dels Taronjers, por camino asfaltado y siempre con la presencia de carteles que indican la dirección a Sagunto.
Justo cuando se llega a una rotonda muy cerca de Albalat dels Taronjers un cartel nos anuncia el final de la vía verde.

En consecuencia, nosotros entramos en el pueblo y seguimos una cómoda carretera sin nada de transito hasta el Puerto de Sagunto, lugar en donde moría antaño el Ferrocarril Minero de Sierra Menera, un tren que inició su andadura allá por el año 1907, y que estuvo en activo hasta el 29 de Septiembre de 1987. Historia viva de nuestro país, que afortunadamente ahora podemos recorrer en bicicleta.

La Vía Verde de Ojos Negros

Que ver en Teruel

Previamente, empezamos visitando La Iglesia y la Torre de San Pedro, para poco después acceder a la visita guiada del Mausoleo de los Amantes, los famosos amantes de Teruel. Allí descansan los restos de Isabel de Segura y Juan Diego Martínez de Marcilla, cuyas momias fueron halladas alrededor de 1555 en una de las capillas de la iglesia.


Seguidamente visitar el Mausoleo y el conjunto Mudéjar nos costará 9 € y la visita completa 10€ con visita guiada o audio guía. Os recomendamos la visita guiada, esta dura aproximádamente una hora.
Uno de los grandes atractivos de Teruel es también su legado modernista, que Pablo Monguió llevó a principios del S.XX este nuevo lenguaje arquitectónico a la ciudad.
Obras suyas son la Casa Ferrán, La Madrileña o El Torico.


Tampoco os podéis perder la Torre de San Martín, la Torre del Salvador y la escalinata del Óvalo. Y callejear por el centro de la ciudad para acabar cenando en uno de los restaurantes de la plaza del Torico, le dan un plus a esta ruta ciclista.

La Vía Verde de Ojos Negros

«La visita guiada al Mausoleo de los amantes es algo que no te puedes perder. Es parte de la historia de esta bonita ciudad.»

Otro espacio que aconsejamos encarecidamente es la taberna irlandesa Flanagan’s temple U2.

No solo funciona como cervecería con una amplia y selecta selección de cervezas, sino que para los grandes amantes como nosotros de la legendaria banda irlandesa de rock, disfrutará de una de las más extensas colecciones de vinilos, fotos y demás productos decorando las paredes de este curioso local. Nosotros pasamos un rato más que agradable aquí.

 

Que ver en Jérica

Jérica es otra de las ciudades de cierta relevancia que encontraremos a nuestro paso.
La ciudad, de origen neolítico no es hasta el periodo ibérico en la cual se conocen asentamientos tanto en el núcleo urbano como en sus alrededores.
En 1908 la ciudad es conquistada por el Cid.
El Casco Histórico de Jérica viene delimitado por el perímetro que formaba su recinto amurallado exterior.
En la parte superior de la Peña Tajada se encontraba el Castillo, de origen árabe con reformas posteriores hasta su destrucción a finales del siglo XIX, el cual estaba formado por varios recintos, destacando la Torre del Homenaje, conocida como “La Torreta”.

Su acceso actualmente se produce mediante unas escaleras hasta sus muros. A partir de ahí, el camino se hace complicado, no siendo recomendable para todas las personas ya que no está acondicionado ni adaptado.
La Torre Mudéjar, la ermita de San Roque, la iglesia de Santa Águeda, la iglesia del Cristo o los museos municipal y el parroquial son lugares que podemos visitar durante nuestra estancia.

Nosotros nos alojamos en el hotel de Jérica, justo al lado de la vía verde y que cuenta con un buen lugar y muy seguro para dejar las bicicletas, es un espacio que estamos seguros que pronto será bikefriendly ya que las personas que regentan este hotel son grandes amantes de las bicicletas y con los que tuvimos la ocasión de charlar largo y tendido. Tanto la cena como el desayuno es magnífico, así que si tenéis la oportunidad de dormir en Jérica, este sin lugar a dudas es un gran lugar donde hacerlo.

Mapa descargable en Wikiloc

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.