El canal del Midi en bicicleta.

Si estás buscando una experiencia única en Francia, ¡un viaje por el Canal del Midi en bicicleta es una excelente opción!

El Canal del Midi es un canal de 240 km que se extiende desde Toulouse hasta el Mediterráneo. Es famoso por sus hermosos paisajes, sus pintorescos pueblos y sus tranquilas vías fluviales. Además, el Canal del Midi es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A medida que comiences tu viaje, podrás disfrutar de la vista del canal, de los campos de girasoles y de los viñedos de la región. También pasarás por muchos pueblos pintorescos que tienen una gran cantidad de lugares históricos para visitar. Algunos de los lugares que podrás visitar son la ciudad medieval de Carcassonne, el mercado al aire libre de Narbonne, el castillo de Béziers y muchos otros.

Si eres un amante de la gastronomía, podrás disfrutar de la deliciosa comida de la región, como el cassoulet, el foie gras, el vino de la región y muchos otros platos deliciosos.

En resumen, un viaje en bicicleta por el Canal del Midi es una excelente manera de experimentar la belleza de la región de una manera activa y única.

Nosotros lo hicimos enlazando con el Canal del Garona y resultó ser una gran experiencia. Es esta página te damos las claves para que disfrutes de este viaje en bicicleta por el Canal del Midi.

El Canal del Midi
Durante nuestro recorrido podremos observar espacios tan bucólicos como este.

Datos útiles:

Con inicio en Toulouse y final en Marseillan Plage, (salvo la primera parte que es asfaltada), esta ruta transcurre por pistas y caminos de tierra no en demasiado buen estado, lo que no la convierte en un paraíso ciclo turista, también el haber tenido que cortar muchos árboles durante estos últimos años debido a una enfermedad ha dejado muchos tramos sin sombras, así que en verano nos dará de lleno el sol.
Hay pocas esclusas abiertas, sobretodo fuera del periodo estival en donde proveerse de alimentos y bebidas, así como bares o restaurantes en el camino, por lo que conviene llevar agua de sobras y alguna barrita, fruta o frutos secos para ir comiendo durante el camino.
Consta de una longitud de 245 kilómetros desde la ciudad de Toulouse hasta el Faro de Onglous, lugar en donde finaliza oficialmente este recorrido, aunque se puede concluir en la ciudad de Agde.  En esta ciudad hay una estación de tren que lleva a innumerables destinos. Cerca de esta estación hay lugares gratuitos en donde aparcar si llegas hasta aquí en transporte privado.

El Canal del Midi en bicicleta
Pasaremos por bonitos puentes de piedra que se reparten a lo largo de la ruta.

Historia del canal del Midi:

Como dato histórico, cabe destacar que el Canal du Midi se comenzó a construir en 1666 bajo la dirección de Pierre-Paul Riquet. El coste económico del canal ascendió a 17 millones de libras de la época, de los cuales el 80% fue aportado por el rey de Francia y la provincia, y el 20% restante salió de los bolsillos del propio Riquet.
La duración de este gran proyecto del sur de Francia alcanzó los 15 años, empleando a más de 12.000 trabajadores. Fueron muchos los accidentes geográficos que tuvieron que sortear los arquitectos, por los grandes desniveles a la hora de conectar ríos. Uno de los episodios más trágicos fue en 1766, cuando la villa de Capestang quedó completamente inundada por una brecha en el canal.
Fuente: France.fr.

 

El Canal del Midi.
Una de las innumerables esclusas de la ruta.

Las etapas:

Se puede realizar en dos, tres o cuatro etapas, según nivel, planificación, lugares en los que quieras dormir o visitar y un largo etcétera.

Nosotros realizamos la ruta del canal del Midi en tres etapas:

Toulouse – Carcassonne. 111 kilómetros.

En nuestra primera etapa del canal del Midi en bicicleta, salimos desde la estación de tren de Toulouse ya que justo teníamos el hotel enfrente. Kilómetro cero de esta ruta y en donde el camino está asfaltado por lo que no revierte problema ninguno, además esta primera parte queda a la sombra de los numerosos árboles que iremos encontrando a lo largo del camino.

Unos kilómetros antes de llegar a Castelnaudary, comienza la pista de tierra que ya no dejaremos hasta llegar al mar Mediterráneo y es en esta población en donde podemos hacer nuestro primer avituallamiento o incluso parar a visitarla o pernoctar en ella ya que es un bonito lugar y lleno de vida para ello. Hay numerosa oferta.

Primeros kilómetros saliendo de Toulouse. El camino aquí es estupendo.

Nosotros continuamos y pasamos por el Gran Bassin, un pequeño lago muy fotogénico con las vistas de la ciudad al fondo. Unos kilómetros después nos desviamos un par de kilómetros hasta Bram para ir a ver Iglesia Saint-Julien et Sainte-Basilisse y de paso desayunar en una de las cafeterías que hay en la plaza. Y de aquí seguimos hasta Carcassonne en donde pasamos noche tras visitar la Citè.

El canal del midi en bicicleta.
Las esclusas son todo un acontecimiento.

Carcassonne – Beziers. 105 Kilómetros.

Tras callejear por Carcassonne mientras la ciudad va cogiéndole el pulso al día poco a poco, retomamos la ruta del canal del Midi en bicicleta, y continuamos por pista de tierra y también se va intercalando con algunos caminos más estrechos y bacheados aunque sin mayor riesgo ni problema más que deberemos llevar algo más de cuidado cuando nos cruzamos con otros usuarios del camino. De todas maneras están empezando a realizar nuevos tramos más anchos que en breve estarán abiertos. A diferencia de la etapa anterior, vamos encontrando más esclusas con bares abiertos, puertos con todo tipo de servicios y localidades en donde ir parando para hacer un café o tomar algo. Trèbes, Marseillette, Puichéric, Homs o Parazza son claros ejemplos. Y así llegamos hasta la bonita localidad de Le Somail, parada obligatoria por los preciosos rincones que alberga en el interior de este pequeño pueblo a la orilla del canal.

Le Somail. Parada obligatoria.


Tras esta pequeña parada y en unos breves kilómetros llegaremos a Colombiers y poco después a uno de los espacios más emblemáticos del canal del Midi, las esclusas de Fonséranes, en donde podremos parar y deleitarnos con esta estupenda obra de ingeniería, y de aquí ya solo nos restará llegar a la ciudad de Beziers en donde pasar noche.

Rincones que visitar en Beziers si pasas noche aquí.

Beziers – Faro de Onglous. 35 Kilómetros.

Tras pernoctar en la bonita localidad de Beziers, emprendemos la ruta de nuevo, paralelos al canal y por caminos y pistas de tierra. Encontraremos algún pequeño pueblo y puertos en donde tomar algo, y en unos pocos kilómetros estaremos en Agde, lugar en donde nosotros dejamos nuestro vehículo pero seguimos camino hasta el faro de Ongous, lugar en donde acaba oficialmente el canal del Midi.
Retornaremos por el mismo camino, hasta Agde en donde daremos por concluido esta ruta ciclo turista por el Sur de Francia.

Llegando al faro. Final oficial de la ruta.

Las esclusas del canal del Midi y otros lugares de interés:

Durante este recorrido de 240 kilómetros de longitud encontraremos 63 esclusas, 33 de ellas manuales y también cuenta con 350 puentes.

La esclusa más popular es la de Fonséranes, y es sin duda una de las obras más impresionantes del canal del Midi. Se trata de una sucesión de 9 esclusas colocadas en escalera que salvan un desnivel de 21 metros en tan solo 300 metros de longitud y está justo llegando a Beziers.

Magnificas obras de ingeniería nos permiten salvar obstáculos en la ruta.

Puente – canal de Beziers. Para cruzar el río Orb, llegando a Beziers, se construyó un puente en donde el canal discurre por encima del mismo.

Túnel de Malpas. Este fue el primer túnel navegable de la historia y pasar por dentro con la bicicleta es complicado ya que el paso es muy estrecho así que es mejor utilizar el camino lateral.

Las esclusas de Fonséranes.

Ruta descargable en Wikiloc.