Ruta del Ter y Vías Verdes de Girona.

Este recorrido consta de 121 kilómetros, pudiéndolo hacer en una o dos jornadas y lo podéis iniciar en Girona o en Sant Antoni de Calonge. Nosotros lo hicimos pasando noche en Girona para así pernoctar en Sant Antoni de Calonge.

Datos útiles.

En su totalidad la vía transcurre por carriles bici, carreteras asfaltadas y caminos de tierra compactada lo que hace que sea una vía fácil y adecuada para todo tipo de bicicletas excepto las de carretera.
En cuanto a comida y agua, la ruta pasa por pueblos rurales y medievales del Gironés y el Baix Empordà, así que podremos realizar alguna pequeña parada para hacer un café o incluso disfrutar de alguna visita cultural.

Ruta del Ter y Vías Verdes de Girona.
Parada obligatoria en la estación de Castell d’Aro.

Un poco de historia.

“La estación de Castell d’Aro estaba situada en el kilómetro 34 de la línea y ocupaba un terreno irregular de 5.005 metros cuadrados. Tenía tres vías ya que el andén se prolongaba en sentido a Sant Feliu de Guíxols como vía muerta.
Asimismo, con una superficie edificada de 72 metros cuadrados, estaba construida de mampostería y mahones, con tejado a dos aguas y con cubierta de teja plana. Interiormente la estación estaba constituida por una sala de espera, taquilla y vivienda del jefe de estación, compuesta por comedor-cocina y dos habitaciones.
Al lado se encuentra el típico edificio de los retretes que ocupaba 17 metros cuadrados característicos por tener un tejado a 4 aguas.
Tras el edificio de servicios había un pequeño edificio de 16 metros cuadrados dividido en dos compartimentos hecho de mahones y cubierta de teja árabe de tejado inclinado. Completaba las instalaciones un pozo circular de 5 metros de hondo con lavadero anexo”.

Ruta del Ter y Vías Verdes de Girona.
La estación de Castell D’Aro.

La ruta.

Etapa 1. Girona – Sant Antoni de Calonge.

Iniciamos la ruta en esta ciudad tras desayunar en uno de las muchas cafeterías que proliferan por toda España creadas por y para amantes del ciclismo. Importadas por países como Inglaterra, Holanda o Alemania en donde funcionan ya hace años, pero sin embargo, es ahora cuando están viviendo un absoluto boom en nuestro país.

Seguimos un carril bici que nos lleva hacia la salida de la ciudad y comenzamos a rodar junto al río, y así cinco kilómetros después llegamos a Sarrià de Ter y nos incorporamos a una pista de tierra con las primeras señales: La Ruta de la Capçalera del Ter.

Tras cruzar Cervià de Ter, pasamos por un precioso núcleo que pertenece a St. Joan Desvalls llamado Sobrànigues y para cruzar el rio, dispone de un paso conocido con el mismo nombre.
Seguimos las indicaciones de la ruta que continua cruzando por pequeños pueblos como Foixà, Colomers o Verges y llegamos al kilómetro 40, ya en el Baix Empordà.

Y llegamos a Torroella de Montgrí, villa real que está rodeada por una rica llanura agrícola que durante siglos fue su principal fuente de economía, su historia se manifiesta a través del entramado de las calles de su casco antiguo lleno de palacetes y casas señoriales de la época y que no podemos dejar de visitar. Tras esta localidad, podemos acercarnos a La Gola de Ter para ver la desembocadura del río y llegar al punto final de la ruta del Ter en bicicleta. Pero nosotros nos desviamos por las indicaciones de Pirinexus a través de campos de manzanos, por carreteras bien asfaltadas y con escasa densidad de tráfico.

Y así, entre campos y pueblos medievales con encanto muy conocidos como Palau Sator, Sant Feliu de Boada o Torrent, localidad en donde podéis encontrar el Museu de Mermelada. Y ya solo nos queda llegar por una excelente pista y por carriles bicis y pasando por la bella población de Palamós, a Sant Antoni de Calonge, lugar que hemos elegido para pasar noche.

Etapa 2. Sant Antoni de Calonge – Girona.

Salimos de esta localidad costera con todo tipo de servicios y tomamos dirección Platja d’ Aro por el nuevo carril bici segregado, qu e lo hace mucho más cómodo y seguro ya que anteriormente había que ir por carretera para realizar este tramo. Llegados a esta pequeña población tomamos la Vía Verde del Carrilet que nos ha de llevar hasta nuestro destino final, la ciudad de Girona.

Ruta del Ter y Vías Verdes de Girona.
Paseo marítimo de Sant Antoni de Calonge.

Por el camino pasamos por varias localidades como Castell d’ Aro y hacemos un alto en su antigua estación de tren para tomar unas fotografías, proseguimos y vamos pasando pequeños pueblos hasta llegar a la estación de la Font Picant, que hoy en día aloja un restaurante fantástico.
Y así vamos cruzando localidades por esta magnífica vía verde hasta llegar a nuestro punto de inicio el día anterior.

En resumen, esta ruta te otorgará dos magníficos días de bikepacking recorriendo cuatro de las grandes rutas de la provincia de Girona, La Ruta de la Capçalera del Ter, Pirinexus y la Vía Verde del Tren Petit y la del Carrilet I.

Mapa descargable en wikiloc.