Iacca, habitada por el pueblo ibero de los Iacetanos, fue la primera fortaleza conquistada por los romanos en Hispania.

Fundada por Sancho Ramírez a finales del S. XI y antigua capital del reino de Aragón, también fue la primera ciudad en sublevarse a favor de la República en 1930.

Ciudad de cuentos, leyendas, de heroicidad, de imponente catedral, de fortalezas y de batallas.

«Se dice que la reconquista de Aragón se inició cuando unas hogueras en la cumbre de la Peña Oroel de jaca indicaba que se tenía que empezar la lucha.»

Situada en pleno Pirineo aragonés, rodeada de espectaculares montañas y puerta de entrada a valles franceses.

Callejear por su casco antiguo, ir de shopping o  disfrutar de sus monumentos, fortalezas y de su inmejorable gastronomía por las tardes es algo que no puede pasar desapercibido a cualquier viajero. Nosotros estuvimos justo antes de nuestro viaje a San Sebastian y os contamos aquí nuestra experiencia. ¡En esta ciudad no te vas a aburrir!

¿Qué ver en Jaca y alrededores? Los imprescindibles.

Sin lugar a dudas, hay tres elementos que marcan el carácter de la ciudad de Jaca de una manera notable y son la Ciudadela, la Catedral de San Pedro y la Peña Oroel que con sus 1.769 metros de altitud se erige junto con el guardián de la ciudad. 

La Ciudadela de Jaca.

Esta fortificación militar se comenzó a construir a finales de 1592, y tenía como fin proteger del país vecino los puntos estratégicos  y frenar así las guerras religiosas que se estaban desencadenando en toda Europa entre católicos y protestantes.

Desde que fue construida, la fortaleza siempre ha mantenido una guarnición militar dentro, aunque sus episodios bélicos han sido por suerte bastante escasos.

Actualmente, el consorcio de la fortaleza está formado por el Ministerio de Defensa, la diputación provincial de Huesca y el Ayuntamiento de Jaca para gestionar la conservación y la promoción de este espacio.

Como muestra se puede visitar el museo de las miniaturas militares, el museo de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) y las exposiciones temporales que se van sucediendo, amén de todas las instalaciones como el polvorín, el patio de armas, etc. Esta visita puede ser guiada o por libre.

Que ver en Jaca
Patio de polvorines de La Ciudadela.

La catedral de San Pedro.

La catedral de Jaca fue declarada Monumento Nacional en el año 1931 y bien de interés Cultural en 1985 y está considerada como uno de los monumentos más importantes de todo el románico peninsular.

Su ubicación es inmejorable, justo en el centro de la ciudad, a tiro de piedra de todos los bares, bodegas y restaurantes.

Que ver en Jaca
Catedral de San Pedro.

La peña Oroel.

Imponente, se alza majestuosa sobre la ciudad de Jaca y es quizás, uno de los mejores miradores de los Pirineos, no tiene demasiada altura pero si un marcado carácter, y según desde que cara la mires te parecerá totalmente diferente.

No puedes marcharte sin subir a su cima.

Que ver en Jaca
Vistas de la jacetania desde la Peña Oroel.

Pasear por la Calle Mayor de Jaca y ver el Ayuntamiento, perderse entre callejuelas y encontrarse con gratas sorpresas del Románico o del Modernismo, visitar la Torre del Reloj, el antiguo hospital o vagar hasta encontrar la estatua del Cisne al final del Paseo Constitución son unos de los muchos alicientes que hay que ver en Jaca.

Aquí te exponemos otros lugares de interés alrededor de esta bella ciudad pirenaica: 

Que ver en Jaca
Interior de la Ciudadela.

Monasterio antiguo de San Juan de la Peña.

Uno de los lugares más carismáticos y enigmáticos de la zona es el monasterio viejo de San Juan de la Peña y fue construido bajo unas enormes rocas para refugio de las comunidades cristianas que eran asediadas por los musulmanes.

Dentro reposan los primeros reyes de Aragón.

En el interior del monasterio destacan la iglesia prerrománica, las pinturas de San Cosme y San Damián, del siglo XII; el denominado Panteón de Nobles, la iglesia superior, consagrada en 1094, y la capilla gótica de San Victorián.

Diversos incendios a finales del Siglo X y tras reconstruirse en el Siglo XI por Sancho Mayor de Navarra, al poco tiempo fue semi abandonado y se construyó un nuevo monasterio de origen barroco en una zona más soleada, algo más arriba del viejo monasterio. 

Que ver en Jaca
Monasterio antiguo.

Monasterio nuevo de San Juan de la Peña.

Tras uno de los numerosos incendios que sufrió el Monasterio Viejo de San Juan de la Peña, se tomó la decisión de construir un monasterio nuevo en una explanada conocida como el Llano de San Indalecio, algo más arriba del antiguo monasterio y que fuera más soleado.
Es de estilo barroco, y su interior alberga el centro de interpretación del monasterio, la iglesia y así como diversos servicios como restaurante y una pequeña tienda.
La entrada para estos dos monasterios se compra conjunta y también incluye el servicio de autobús de un monasterio a otro ya que en el monasterio viejo no se puede aparcar y la entrada a la iglesia de la Cruz de la Serós.

Podéis comprar las entradas aquí.

Exterior del monasterio nuevo.
Exterior del monasterio nuevo.

Estación de Canfranc.

Fue diseñada por el ingeniero alicantino Fernando Ramírez Dampierre e inaugurada en 1928 por Alfonso XIII.

Pero aquí nada es lo que parece, ni tan siquiera la estación.

Lugar de encuentro de nacionales, republicanos, nazis, servicios secretos británicos y uno de los escenarios decisivos de la II Guerra Mundial.

Sin duda, digno de las mejores novelas de espías de la historia.

Nada mejor que hacer una visita guiada y te cambiará totalmente el punto de vista de este paso fronterizo entre Francia y España.

Podéis comprar las entradas aquí.

Estación de Canfranc.
Estación de Canfranc.

Donde comer y dormir.

Al igual que los monumentos, los parajes naturales que envuelven la ciudad y los museos, la oferta gastronómica es infinita.

En Jaca está muy arraigada la “cultura de la tapa” con más de 40 locales dedicado a este menester, y a finales de Octubre se celebra el concurso “este finde tapas” en donde toda la ciudad saca sus mejores galas y los restauradores ponen todo su empeño y creatividad en innovar.

Tampoco puedes pasar un fin de semana en Jaca sin comerte una hamburguesa en “El Esteban”, lugar de encuentro de jóvenes y no tan jóvenes. ¡Probar la de ciervo!.

Si quieres algo más elaborado, sin duda el “Biarritz” es tu restaurante, en el Nadali sirven fusión de cocina Iraní y española… ¡Muy recomendable!

Y si quieres una cocina sencilla a muy buen precio, El Restaurante La Masía es algo que no puedes pasar de largo.

Ya para vinos y tapeos, El Marboré y bodegas Langa  con sus respectivas especializaciones hará vuestras delicias.

En cuanto a pernoctar, Jaca al ser una ciudad tan turística y lugar de paso del Camino de Santiago Aragonés, tenéis absolutamente todo tipo de oferta hotelera.

A lo largo de nuestras diferentes visitas, hemos estado en casi todos los de la ciudad y os podemos aconsejar el Alda Jolio, que tiene muy buena relación calidad/precio, y de este tipo también el Acebo.

El hotel Jaqués con un excelente restaurante añadido, y ya en otro tipo y algo superiores el Eurostars Reina Felicia.

Si queréis algo más económico pero igual de válido, el Hostal París está justo enfrente de la catedral.

También se puede subir  en bici al valle de Hecho, a San Juan de la Peña, a Canfranc, pasar por Aragües, Jasa, Berdún, Santa Cilia, Ansó, llegar al camino de los navarros y bañarnos en numerosas pozas y saltos de agua, en el Veral, el Río Aragón, el Gállego.

Jaca da para mucho, y todo increíblemente bueno. ¿Te apuntas a pasar unos días en la capital de la Jacetania?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.