La Pirinexus en bicicleta.

La Pirinexus.

La Pirinexus en bicicleta es una ruta circular de unos 350 km que transcurre por los Pirineos, Sur de Francia, Garrotxa, Costa Brava y Empordá. La ruta ofrece una experiencia única para descubrir la belleza natural y cultural de la zona. Aquí os enumeramos algunos lugares que no te puedes perder en la Pirinexus en bicicleta:

El paisaje montañoso de los Pirineos: La Pirinexus pasa por algunos de los paisajes más impresionantes de los Pirineos, como la reserva natural del Parc Natural del Cap de Creus o el Parque Natural de l’Albera. En el camino, podrás disfrutar de impresionantes vistas de las montañas y la naturaleza circundante.

La Pirineuxs en bicicleta.
Paisajes y carreteras que no te puedes perder.

Pueblos con encanto: La Pirinexus atraviesa una serie de pequeños pueblos que ofrecen una visión única de la cultura y el patrimonio catalán. Algunos de la localidades más destacadas son: Palamós, Olot, Camprodón, Girona, Prats de Molló o L’ Escala.

La Costa Brava: En el tramo final de la Pirinexus, podrás disfrutar de las impresionantes vistas de la Costa Brava, con sus playas y calas de aguas cristalinas. 

Nosotros la hicimos con una pequeña variante, y resultó igual o más bonita que la original ya que la Subida al Coll de Coustouges es absolutamente increíble, esta variante pasa por bosques de cuento, carreteras solitarias y unos paisajes salvajes para enmarcar.

Etapas.

Sant Feliu de Pallerols – Camprodón.

Saliendo de Sant Feliu de Pallerols, la primera etapa nos ha de llevar a Camprodón, por la Vía del Carrilet I y el tramo de enlace por carretera de Olot a Sant Joan de les Abadesses.

Así que tras montar nuestras bolsas de bikepacking en la bicicleta, salimos en dirección a Olot. Esta ciudad se cruza a través de excelentes carriles bici, y desde aquí  tomamos una dura subida hasta el Coll de Coubet y Coll de Santigosa, para desde aquí bajar a Sant Joan de les Abadesses.

Pirinexus en bicicleta
De Olot a Sant Joan de Les Abadesses transitaremos por una carretera muy tranquila.

Una vez en esta localidad, nos dirigimos hacía Camprodón aprovechando el nuevo tramo que han construido como variante al antiguo trazado, lo seguimos hasta que se acaba y como el camino oficial de la Pirinexus está bastante embarrado, decidimos salir a la carretera ya que apenas hay tráfico rodado y quedan tan solo cinco kilómetros para llegar a Camprodón.

A pesar de ser una pequeña localidad situada en los Pirineos, Camprodón tiene una gran oferta cultural, lúdica y comercial. Pasamos la noche en un precioso hotel situado en el mismo centro de la ciudad, muy cerquita de la zona de bares y restaurantes.

Camprodón – Maçanet de Cabrenys.

Esta etapa de la Pirinexus transcurre toda ella por una carretera secundaria en muy buen estado y con ausencia de tráfico.

La Pirinexus en bicicleta.
Subiendo a Coll d’ Ares. Punto más elevado de La Pirinexus

Para empezar, tendremos que remontar unos 600 metros de desnivel en apenas 17 kilómetros, un comienzo duro, pero los paisajes pirenaicos compensan con creces el esfuerzo realizado.

Y tras un bonito ascenso,  llegamos a Coll d’Ares, en la frontera con el país vecino, y de aquí bajamos hasta Prats de Molló, primera localidad francesa en nuestra particular ruta Pirinexus. Un lugar idóneo para hacer un café.

Justo al llegar a  Arlés, nos desviamos por una excelente carretera, rodeada de frondosos pinos y con unos paisajes espectaculares que nos ha llevar a Coll de Coustouges, en donde cruzamos de nuevo la frontera de regreso, y así en un excelente descenso por territorio de L’Alta Garrotxa llegamos a Maçanet de Cabrenys, en donde concluye esta etapa. 

La Pirinexus en bicicleta.
Prats de Molló. Un pueblecito francés de cuento de hadas.

Maçanet de Cabrenys – Sant Antoni de Calonge.

Esta tercera etapa de la Pirinexus, la que nos lleva a la costa es la más larga, pero llegar a la playa es una motivación extra.

Rodamos de nuevo en los primeros kilómetros por carretera, por parajes solitarios y preciosos en el Norte de Catalunya, pasamos por la localidad de Darnius, paralelos al Pantano de Boadella, y tras atravesar la autopista por un paso elevado, llegamos a Peralada, famosa por el castillo que lleva su mismo nombre, y por el festival de música.

La Pirinexus en bicicleta.
Hasta enlazar con el trazado original de la Pirinexus rodaremos por estupendos paisajes.

Aquí hacemos una parada para ver el pueblo, tomar un café y retomar ahora si, la ruta original de La Pirinexus, en la que vamos enlazando caminos de tierra, pasando  por localidades como Castellò d’ Empuries, L’Escala y Torroella de Montgrí.

Al mismo tiempo que ya avistamos la costa que dejamos dos días atrás y siguiendo las indicaciones de la ruta, perfectamente señalizada, llegamos a Palamós, pueblo pesquero por excelencia y ya por el paseo marítimo llegar a Sant Antoni de Calonge, nuestro punto final de destino en esta tercera etapa.

Sant Antoni de Calonge – Sant Feliu de Pallerols.

Desde Sant Antoni de Calonge salimos por la carretera siguiendo la Ruta original (A fecha de hoy ya está acabado el tramo de conexión entre Sant Antoni y Platja d’ Aro lo que hace más cómoda y segura esta parte del recorrido).
Tras atravesar Platja d’ Aro, ya enganchamos con la Vía Verde del Carrilet y aunque este tramo atraviesa muchas pequeñas localidades, es un camino muy cómodo.

Cruzando localidades como Llagostera, Cassà de la Selva o Quart, llegamos a la localidad de Girona.

Llegando a Girona por la Vía Verde del Carrilet.

Después de callejear por esta bonita ciudad y hacer algo de turismo seguimos por la Vía Verde y llegamos a Amer, en donde iniciamos uno de los tramos más impresionantes de esta vía ya que entramos en bosque y eso se agradece tanto por las vistas como por la sombra en días de calor.

Pocos kilómetros después ya se llega a la localidad de Sant Feliu de Pallerols en donde acabamos esta bonita, larga y en ocasiones, dura ruta.

Para terminar, deciros que Pirinexus es una precioso recorrido cicloturista y muy bien señalizado, esperamos que en breve puedan estar practicables todos los tramos de enlace, carriles segregados y algunos aspectos más para que sea una ruta para enmarcar, más aún si cabe.

En definitiva, la Pirinexus en bicicleta es una oportunidad única para explorar la belleza natural y cultural de Cataluña. Desde las montañas hasta el mar, pasando por pueblos con encanto y paisajes espectaculares, hay mucho que ver y disfrutar en esta impresionante ruta ciclista.

Donde alojarse:

En Camprodón nos alojamos en el Hotel Cims de Camprodón. Es un hotel de 3 estrellas con aparcamiento privado y un hermoso jardín.
Dispone de 22 habitaciones. Dobles, triples, familiares o cuádruples, unas con vistas al Monasterio y el resto con vistas al río Ritort.
Sirven desayuno tipo bufete, con productos típicos de la zona y está muy cerca del centro de la ciudad.

Elegimos en Maçanet de Cabrenys alojarnos en el Hotel Els caçadors de Maçanet, un tranquilo y acogedor hotel ubicado en una antigua casa rural reformada rodeada de montañas.

En Sant Antoni de Calonge, el Marakasa B&B es una gran opción.

 

Track descargable en Wikiloc:

Artículos similares