El Parque Natural Delta del Ebro en bicicleta.

En primer lugar, se encuentra situado en la parte más meridional de Catalunya, dentro de las comarcas del Baix Ebre y el Montsià y es aquí en donde desemboca el río Ebro, el más caudaloso de España.

Además, tiene una superficie de 320 kilómetros y es el hábitat acuático más grande del Mediterráneo Occidental y uno de los lugares más importantes de Europa de nidificación de aves.

Curiosamente, su orografía es totalmente plana ya que tan solo un 10% del terreno supera los dos metros de altura.

En consecuencia, el 30% están entre uno y dos metros y el resto, lo que viene a ser un 60% está por debajo del nivel del mar, esto le convierte es un ecosistema extremadamente frágil.

En estos 320 kilómetros cuadrados viven aproximadamente unas 50.000 personas, lo que la convierte en una zona con escasa población.

Todo esto unido, lo hacen un marco incomparable para pedalear paralelos a sus incomparables y semidesérticas playas, por solitarias carreteras, carriles bicis y poder visitar a golpe de pedal toda la zona.

¿Quién puede resistirse a esto?

Evidentemente, nosotros no, así que en cuanto llegamos a la Desembocadura del río Ebro tras haber viajado en bikepacking por toda la vía verde del Val Del Zafán, no quisimos dar el punto y final a nuestras pequeñas vacaciones de navidad y decidimos quedarnos unos días para relajarnos, disfrutar de la gastronomía típica del delta, y como no… pedalear por unos paisajes increíbles.

 

 

«Los maravillosos paisajes que intuíamos así como La temperatura, que a pesar de ser finales de diciembre era muy elevada, nos convencieron para pasar unos días pedaleando en este entorno tan maravilloso»

Así que decidimos pasarnos por una oficina de información y turismo y pedimos información y muchos planos, marcando los puntos más cautivadores sobre el papel y buscar tracks que coincidan en internet para descargarlos a nuestros navegadores.

Entonces, alquilamos un pequeño y cómodo apartamento en Deltebre, punto central del parque natural, y pasamos a desarrollar las dos rutas del día siguiente.

Finalmente decidimos estar tres días. Uno tomarlo como relax absoluto y poder visitar algún centro de interpretación, así como algún museo y los otros dos para rodar por la parte Norte del delta un día, y al siguiente realizar la parte Sur. Abajo tenéis los dos tracks.

Norte del Delta del Ebro

El primer día nos apetecía recorrer la parte Norte del Delta y visitar la zona del mirador de Zigurat, las bonitas dunas cercanas a la urbanización de Riumar, el puerto náutico, y luego intentar seguir hasta la zona del Faro del Fangar, aunque sabíamos que era casi imposible llegar pedaleando, y así fue.

También queríamos hacer una visita a las pequeñas localidades de Camarles y L’Aldea.

Y así, salimos a media mañana con una excelente temperatura y cogimos un buen carril bici paralelos al paso fluvial del Ebro.

Posteriormente, por un excelente camino marcado como GR99 y camino natural que nos lleva paralelo a la carretera y siguiendo también el “Canal de l’Esquerra de l’Ebre” siendo un camino muy seguro para rodar con las bicis ya que no hay nada de tráfico, aunque eso si, habremos de cruzar la carretera en algún momento.

Entonces, llegamos primero a la zona del Puerto Náutico y un poco más tarde a la desembocadura del Ebro, un lugar precioso y donde las puestas de sol y amaneceres son especialmente bonitas.

Decidimos tomar un café tranquilamente en una acogedora terraza junto al Ebro para luego recorrer la zona de Riumar y sus incomparables dunas y playas, muy solitarias en verano, pero mucho más en invierno.. ¡Ya os podéis imaginar!

Y seguimos, a la búsqueda del Faro del Fangar, pero topamos con zonas de playa por los que no podíamos pasar sino era andando.

Así que decidimos tras mirar los mapas, seguir un camino señalado como carril bici y luego por carreteras absolutamente vacías y entre campos inundados de lo que serán la próxima primavera campos rebosantes de color y como no, de arroz.

Todo esto acompañado de cientos de aves que emprendían el vuelo, asustadas a nuestro paso… sobretodo cuando parábamos a fotografiarlas.

Y llegamos a la zona del Port de les Muscleres, junto a un pequeño cementerio de barcas que ya han quedado en desuso por las razones que sean.

Continuamos paralelos a la costa en dirección a Lo Golerò y aquí ya nos dirigimos hacía el Sur, a visitar las localidades de Camarles y L’ Aldea.

Tras darnos una vuelta por estas pequeños pueblos, volvemos por la vía del ferrocarril para conectar de nuevo con la ruta que habíamos tomado el día anterior cuando veníamos de Tortosa, y devolvernos de nuevo a Deltebre.

Posteriormetne, el segundo día nos limitamos a visitar algunas zonas de la parte norte que habían quedado pendientes y poder tomar algunas fotos interesantes tanto al amanecer como al atardecer.

También fuimos a comer a uno de los muchos restaurantes que ofrecen arroz en su múltiples variantes y que ya conocíamos de otras ocasiones.

Continuamos paseando junto al Ebro tranquilos y recordando estos últimos días de bikepacking con nuestras bicis, conversar. También aprovechamos para empezar a trazar nuevas rutas de cara al frío invierno, pero también para la primavera.

Seguir conociendo nuevos lugares y gentes con el mismo hilo conductor: Las vías verdes y los caminos naturales, pero también otros proyectos e ideas que nos rondan por la cabeza hace tiempo.

 

Sur del Delta del Ebro

Y llega el tercer día, previo al regreso a casa. Hora de visitar la parte Sur del Delta y cruzar el famoso puente entre Deltebre y La Cava, el puente de “Lo Passador”.

Obviamente, las vistas desde arriba son espectaculares. Tras deleitarnos con una vista bastante aérea de toda la zona cogemos el camino de Sirga en dirección a Amposta, un magnifico camino bien señalizado y muy cómodo que te lleva a esta bonita localidad ya que tenemos ganas de ver su famoso puente colgante.

Seguidamente, y muy cerquita del puente nos encontramos la grata sorpresa de ir a parar a una excelente pastelería donde tantos sus dulces como sus cafés son magníficos. Esta coincidencia nos hace rememorar los maravillosos lugares de este tipo que encontramos en el viaje que hicimos por el Valle del Loira .

Finalmente, con el estomago y el alma llenas seguimos hasta el puente, pasamos por la Calle Fosat y avistamos el Castillo de Amposta y poco después decidimos seguir rumbo Sur, hasta la Rápita.

Desde aquí, decidimos ir por una carretera estrecha hasta la Barra del Trabucador; esta carretera pasa por L´Encanyissada y el Poble Nou del Delta, una carretera muy estrecha y en donde no fuimos muy respetados por los vehículos a motor ya que pasaban muy rápido y muy cerca.

Y seguidametne, llegamos a la playa. La Barra del Trabucador es un istmo de 6 kilómetros de longitud y que une la Punta de la Banya con el Delta del Ebro.

Antes que nada contaros, que es un espacio bastante frágil y muy protegido, de hecho cuando hay temporales o subidas de marea se ve invadido por el mar, conectando el mar Mediterráneo con la Bahía dels Alfacs, y sus puestas de sol son impresionantes aquí siendo el hábitat de muchas especies de aves.

A partir de aquí, nosotros no quisimos ir más allá de esta zona al ser una arena muy fina y poco estable así que tras las fotos de rigor volvimos a Deltebre por carreteras secundarias y caminos naturales, cerrando así el circulo.

En resumen, un viaje de cuento que habíamos comenzado unos días antes, en La Puebla de Híjar y que nos había llevado de unos parajes espectaculares semi desérticos a un maravilloso Delta.


Ruta descargable en Wikiloc