Pirinexus es una ruta circular de 353 kilómetros y aproximadamente 3.000 metros de desnivel. Esto no la convierte en una de las rutas cicloturistas más fáciles pero si en una de las más atractivas debido a los paisajes que atraviesa. Conviene decir también que aunque en algunos tramos coincide con vías verdes, no es en absoluto una vía verde ya que combina trazados rurales y carreteras con baja densidad de tráfico, y tiene algunos desniveles importantes como la subida a Coll d´Ares desde Camprodón, con una altitud máxima de 1.517 metros sobre el nivel del mar, lo que la hace que en temporadas invernales también suela estar nevado, esto le da un plus de dificultad a la ruta.
Ya sea con alforjas o en bikepacking es una de las rutas cicloturistas por etapas más interesantes, bonitas y frecuentadas de nuestro país, siendo la más larga de las circulares del Sur de Europa.

Nosotros la hicimos con una pequeña variante debido a las restricciones causadas por la Pandemia ya que no se podía pernoctar en el país vecino, en Francia, pero resultó igual o más bonita que la original ya que la Subida al Coll de Coustouges es absolutamente increíble, esta variante pasa por bosques de cuento, carreteras solitarias y unos paisajes salvajes para enmarcar. Dormir en Maçanet de Cabrenys, en L´Alta Garrotxa, es un plus añadido a esta variante.

La Pirinexus en bicicleta

 

 Sant Feliu de Pallerols – Camprodón

Salimos desde esta localidad, en la Garrotxa desde donde hemos llegado en coche, y lo aparcamos junto a la vieja estación en donde hay un servicio de bar. La primera etapa nos ha de llevar a Camprodón, por la Vía del Carrilet I y el tramo de enlace por carretera de Olot a Sant Joan de les Abadesses, así que tras montar bolsas en las bicicletas salimos de buena mañana en dirección Olot, solo salir de Sant Feliu  nos dirigimos rápidamente a coronar el pequeño puerto de Coll d’ en Bas, bajamos hacía la Vall d’ en Bas, también llamada la Suiza catalana para llegar a Olot y atravesarlo por excelentes carriles bici, para tomar  el tramo de enlace por una dura subida hasta el Coll de Coubet y unos kilómetros después al Coll de Santigosa, punto más alto del día. Como ya os hemos contado en alguna ocasión, existe el proyecto y el presupuesto para enlazar Olot y Sant Joan de les Abadesses a través de una nueva vía verde, así que esperamos que pronto esté acabada.

Una vez llegados a Sant Joan de les Abadesses, nos dirigimos hacía Camprodón aprovechando el nuevo tramo que han construido como variante al antiguo trazado, lo seguimos hasta que se acaba y como el camino oficial de la Pirinexus está bastante embarrado, decidimos salir a la carretera ya que apenas hay tráfico rodado y quedan tan solo cinco kilómetros para llegar a Camprodón.
A pesar de ser una pequeña localidad situada en los Pirineos, Camprodón tiene una gran oferta cultural, lúdica y comercial. También es un estupendo campo base para realizar actividades de montaña. Tiene la estación de Vallter 2.000 a escasos kilómetros, una estación invernal muy familiar.
Pasamos la noche en un precioso hotel situado en el mismo centro de la ciudad, muy cerquita de la zona de bares y restaurantes.

 Camprodón – Maçanet de Cabrenys

Este tramo va todo por una carretera secundaria en muy buen estado y con apenas tráfico, aunque eso si, pica y pica para arriba.

Tendremos que remontar unos 600 metros de desnivel en apenas 17 kilómetros, y se nota, pero los paisajes pirenaicos compensan con creces el esfuerzo realizado, y así, al ritmo de las mariposas vamos ascendiendo hasta llegar a Coll d’ Ares, en la frontera con el país vecino, tras las fotos de rigor bajamos a un ritmo endiablado hasta la primera localidad francesa, Prats de Mollò, en donde nos detenemos a hacer un café y seguimos poco después la marcha en acusado descenso para realizar un giro a mano derecha justo antes de llegar a Arlés, por donde sigue la ruta oficial de La Prinexus, aunque os aseguramos que este tramo no solo no desmerece la ruta original sino que lo supera con creces, y así de nuevo en subida llegamos a Coll de Coustouges, en donde cruzamos de nuevo la frontera de regreso, y así en un excelente descenso por territorio de L’ Alta Garrotxa llegamos a Maçanet de Cabrenys, en donde hemos reservado hotel. 

 Maçanet de Cabrenys – Sant Antoni de Calonge

Esta tercera etapa, la que nos lleva a la costa es la más larga, y quizás en su última parte la más aburrida. Rodamos de nuevo en los primeros kilómetros por carretera, por parajes solitarios y preciosos en el Norte de Catalunya, pasamos por la localidad de Darnius, paralelos al Pantano de Boadella, y tras atravesar la autopista por un paso elevado, llegamos a Peralada, famosa por el castillo que lleva su mismo nombre, y por el festival de música.

Aquí hacemos una parada para ver el pueblo, tomar un café y retomar ahora si, la ruta original de La Pirinexus, en la que vamos enlazando caminos de tierra, unos en mejor estado que otros y pasamos por localidades como Castellò d’ Empuries, L’ Escala, Torroella de Montgrí al mismo tiempo que ya avistamos la costa que dejamos dos días atrás y siguiendo las indicaciones de la ruta, perfectamente señalizada, llegamos a Palamós, pueblo pesquero por excelencia y ya por el paseo marítimo llegar a Sant Antoni de Calonge, nuestro punto final de destino en esta tercera etapa.

Sant Antoni de Calonge – Sant Feliu de Pallerols

Desde Sant Antoni de Calonge salimos por la carretera siguiendo la Ruta original (A fecha de hoy ya está acabado el tramo de conexión entre Sant Antoni y Platja d’ Aro lo que hace más cómoda y segura esta parte del recorrido).
Tras atravesar Platja d’ Aro, ya enganchamos con la vía verde del Carrilet II que une Girona con Sant Feliu de guixols, y aunque este tramo atraviesa muchas pequeñas localidades es muy cómodo y tranquilo salvo algún cruce en el que debemos parar. Tras pasar por localidades como Llagostera, Cassà de la Selva o Quart llegamos a la localidad de Girona, en donde podemos parar a hacer un café o un tentempié ya que estamos en el kilómetro 45 de la ruta. Tras callejear por esta bonita ciudad y hacer algo de turismo seguimos por la vía verde y llegamos a Amer, en donde iniciamos uno de los tramos más impresionantes de esta vía ya que entramos en bosque y eso se agradece tanto por las vistas como por la sombra en días de calor. Pocos kilómetros después ya se llega a la localidad de Sant Feliu de Pallerols en donde acabamos esta bonita, larga y en ocasiones, dura ruta.

Para terminar, deciros que Pirinexus es una precioso recorrido cicloturista y muy bien señalizado, esperamos que en breve puedan estar practicables todos los tramos de enlace, carriles segregados y algunos aspectos más para que sea una ruta para enmarcar, más aún si cabe. Nos consta que las administraciones se están esforzando y mucho para que esto esté listo lo antes posible. Nosotros lo repetiremos en breve para comprobarlo en primera persona, y poder escribir sobre ello.

Donde alojarse

En Camprodón nos alojamos en el Hotel Cims de Camprodón. Es un hotel de 3 estrellas con aparcamiento privado y un hermoso jardín.
Dispone de 22 habitaciones. Dobles, triples, familiares o cuádruples, unas con vistas al Monasterio y el resto con vistas al río Ritort.
Sirven desayuno tipo bufete, con productos típicos de la zona y está muy cerca del centro de la ciudad.

Elegimos en Maçanet de Cabrenys alojarnos en el Hotel Els caçadors de Maçanet, un tranquilo y acogedor hotel ubicado en una antigua casa rural reformada rodeada de montañas.


Tienen un lugar especifico para dejar las bicicletas , y dispone de piscina para darse un buen chapuzón. Realmente es un bonito lugar para reposar de la jornada ciclista y en donde tanto como la cena como el desayuno son muy recomendables.

Mapa descargable en Wikiloc

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.